Blog

Piedra Amatista

La amatista se conoce desde hace miles de años, pues ya en el antiguo Egipto se utilizaba para crear joyas, sellos personales y tallas. En la Edad Media, el cristianismo adoptó la amatista como símbolo de renuncia a los bienes terrenales y castidad, y aún hoy la llevan en forma de anillos muchos cardenales y obispos. La amatista simbolizaba además la sabiduría divina.

Etimología

El nombre de “Amatista”  procede del vocablo griego “amethystos” que significa sobrio, debido a que lo utilizaban de antídoto contra la embriaguez

Mineralogía Amatista

  •  Dureza: 7
  •  Color: Violeta
  •  La Raya: Blanca Es una excelente forma de distinguir los minerales coloreados de los alocromáticos… saber más
  •  Lustre: Vitreo
  •  Fractura: Concoidea

Yacimientos donde encontrar Amatista

Los yacimientos más importantes los encontramos en Brasil, Uruguay, Mozambique, México, Bolivia, Zambia, Namibia, Sudáfrica o los Urales rusos. En España la podemos encontrar en varias localidades, dando los mejores ejemplares el macizo del Montseny entre Barcelona y Girona.Comprar on-line Amatista, en bruto o transformado para bisutería, decoración .

Propiedades de Amatista:

La amatista es una piedra muy poderosa y protectora. Tranquilizante natural que ayuda a bloquear las energías ambientales negativas. A la hora de meditar te ayuda a alejar tus pensamientos de lo mundano, potenciando la asimilación de nuevas ideas. Aporta sentido común, potencia la memoria y la motivación y te centra emocionalmente.
A nivel curativo, la amatista es ideal para aliviar el dolor de las tensiones físicas, emocionales y psicológicas, bloqueando el estrés geopático. Combate el insomnio y aporta un sueño reparador. Conecta los cuerpos físico, mental y emocional conectándolos con el espiritual. Limpia el aura y transmuta la energía negativa además de estimular los chacras de la garganta y coronilla. Utilizar una punta, ponla mirando hacia ti si quieres que absorba energía o al revés si lo que deseas es eliminarla. Debajo de la almohada en caso de querer mejorar la calidad del sueño.

Piedra Turquesa

 

La piedra Turquesa pertenece al sistema de cristalización triclínico y clasificado dentro del grupo de los fosfatos. Es un mineral secundario ocurrido en la alteración del potasio en depósitos hidrotermales.

turquesa

Etimología:

Bautizada así por los franceses en la antigüedad, cuyo significado es “turco”, debido a su descubrimiento en Irán en la vía de Europa a Turquía.

 

Mineralogía Turquesa:

  •  Dureza: 5-6
  •  Color: Verde, verde-azulado
  •  La Raya: Verde azulado a blanco
  •  Lustre: Vítreo graso
  •  Fractura: Concoidea, irregular
  •  Exfoliación: Buena

Yacimientos donde encontrar Turquesa:

Bastante escasos; Alemania, Polonia, Rusia, Irán, Egipto, USA, China.

Propiedades de la Piedra:

La turquesa es una piedra sanadora muy eficaz que ofrece bienestar al cuerpo y espíritu. Es una piedra protectora que ha sido usada como amuleto desde tiempos remotos. Fomenta la sintonía espiritual y potencia la comunicación con los mundos físico y espiritual.
Puesta sobre el tercer ojo potencia intuición y, sobre el chacra garganta, libera inhibiciones y prohibiciones. Es una piedra de purificación, disipando las energías negativas y la bruma electromagnética y alinea todos los chacras con los cuerpos sutiles.
Psicológicamente es una piedra que fortalece y, mentalmente infunde calma interna a la vez que te mantiene alerta. A nivel emocional estabiliza las alteraciones del estado de ánimo aportando calma interna.
Puedes usarla colocándola en cualquier lugar pero será especialmente útil sobre la garganta, tercer ojo o plexo solar. Además, como elixir, es fantástica.